jueves, 17 de marzo de 2011

Cap. Décimo Cuarto. “Nos sos vos, soy yo”. No, muy de película.

Nuevamente me sentía vacía.

Tenía lo que quería… o lo que pensaba que quería…

Ahora no lo sé, con Tomás ya cumplimos dos semanas, pero no fueron exactamente de amor y cariño. Siempre hay un tema para discutir; y siempre termina igual, terminamos enojados, yo con muchas ganas de mandarlo a la mierda (lo hago), y siempre por mensaje “perdón mi amor, ya esta, solo me había enojado”. Si, ya está, pero me cansé, ésto se acabó…

Hoy me desperté bien tempranito, me tenía que bañar, así que, bajé, y mientas me bañaba pensaba en qué le diría a Tomás: “mira, esto ya fue” no, muy común… “no sos vos, soy yo” muy de película; “yo te quiero mucho, pero creo que no da para más, prefiero terminar ahora, y no más tarde y que sea peor” esa va mejorando…

Esas y mil y unas frases más, pensando la mejor para no lastimarlo tanto.

Llegué al colegio, y lo encontré sentado en mi pupitre, hablando con Julián y Ezequiel.

- Si, y también la parte en que la él chabón se tiraba, pero no le pasaba nada…- Decía Ezequiel, supuse que hablaban de algo al cual no entendería, así que no presté demasiada atención a la conversación…

Saludé a mis amigos, y vi que Tomás se levantaba para saludarme, antes de que me diera el beso, lo agarré de la mano y lo saqué del aula.

- Tengo que decirte algo importante- Le dije en la puerta.

- Si yo también – Me dijo, y me quedé congelada.

- Vos primero- nos salió a dúo. Me callé para que él hablara.

- Mira, creo que la cosa, no va más, pero no por que ya no te quiera, todo lo contrario, te quiero muchísimo, y por eso no te quiero lastimar en el futuro…

- Te va a parecer ridículo, pero estuve toda la mañana pensando como decirte lo mismo, y no sabía como hacer para no lastimarte, y vos ya me resolviste una parte del problema.

- Ósea ¿que no estas mal, ni te vas a vengar?

- Se nota que me conoces poco, eh…

Reímos, nunca hubiera pensado que terminaría esto de tan buena forma.

Entré al aula, y ya estaban tomando lista, no habían llegado a mí todavía.

- ¿Por qué tanta felicidad?- me preguntó Meg, notando mi buen estado de animo.

- Terminé con Tomás- respondí con una sonrisa ¿Eso tendría que ponerme feliz?

- ¿¡COMO!? – se exaltaron a dúo mis dos mejores amigas.

- Eso, terminamos, la verdad que no éramos la posta de novios…

3 comentarios:

Te invito un Fernet :) dijo...

y bueno....cuando las cosas no van mas, no hay mas vuelta que darle..
que tengas un excelente finde,un besote!

Mile ! dijo...

lu, me encaaaaaanta!te haces la re novela asi :3

Luuuu dijo...

AYY, lo tenes que seguirr!